<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8343373\x26blogName\x3dKBHR+Radio\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kbhr.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kbhr.blogspot.com/\x26vt\x3d3640356831472948845', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Seventh Tree, de Goldfrapp


El cuarto disco de Goldfrapp, Seventh Tree, rompe con la tradición de sus anteriores trabajos. Desde Felt Mountain (2001) han entregado tres discos de pop electrónico, inclinado cada vez más a las pistas de baile y a los ritmos pegadizos. Y son muy buenos haciendo ese tipo de música, probablemente los mejores. Así que, cuando a finales de noviembre se filtró Seventh Tree, todo aquel que lo escuchaba por primera vez se quedaba extrañado. Allison Goldfrapp y Will Gregory han hecho un disco... de Folk.

Bueno, decir Folk quizás sea un poco exagerado, pero al oír las primeras notas, de guitarra, y el acompañamiento de cuerda de Clowns, es el calificativo más adecuado. Desde luego no es electrónica, ni por asomo. Es pop de cámara agradable, tranquilo, perfeccionista, y que conserva el afinado sentido de la melodía del grupo, aunque para servir a otros propósitos que no son los habituales en ellos.

Y el cambio se agradece. Supernature (2005) adolecía de cierta sobrecarga discotequera, de la que aquí no queda ningún rastro. A lo mejor cuesta acostumbrarse a pensar en Goldfrapp como un grupo de downtempo, para ocasiones tranquilas, pero para mí no han perdido absolutamente nada, más bien todo lo contrario. El 25 de febrero cae en vinilo.

Es el primer gran disco del año, a ver si se mantiene la tendencia y los grandes que tienen previsto editar nuevos trabajos (My Bloody Valentine, AC/DC, Coldplay, Alanis, R.E.M., Aerosmith, The Police, U2...) no decepcionan.

Goldfrapp - A & E


“Seventh Tree, de Goldfrapp”

  1. Blogger daniel_lucho dice:

    Desde luego que es una maravilla de disco, y a mi no me costo ningun trabajo el dejar la bola de cristales por los sonidos mas "folk" de este disco, porque es una verdadera maravilla.

    Es un gran disco, recomendable lo mires por donde lo mires, y para los que añoren al fiesta tienen sus 2 anteriores trabajos lo suficientemente buenos como para no cansarse de escucharlos. Yo me quedo con el nuevo disco, y ya veremos como en unos meses el restode grupos empiezan a imitarlos. El folk es tendencia, sino ya lo vereis!! hasta en la ropa la tendencia es el neofolk.


    Me encanto tu critica, porfin alguien que juzga bien este disco. Todo son criticas por abandonar la pista de baile, y la verdad, ya empezaban a aburrir, un tercer disco en esa linea seguro que seria su fin.


    saludos